Puede parecer fácil descubrir cuál es tu vocación en la vida, pero cuando te pones a ello te das cuenta de que esas cosas que supuestamente te gustaban tanto, cuando tienes disponibilidad y  tiempo para hacerlas no te llenan tanto…

Yo me he sentido muy frustrado durante años porque no encontraba el camino que debía seguir y siempre me encontraba los mismos obstáculos: el tiempo, el dinero y la falta de claridad de ideas.

Gracias a que un buen amigo mío estudió coaching pude lograr centrarme en la vida porque me ayudó mucho, el coaching es una profesión emergente y que está demostrado que ayuda a las personas porque a todos nos gustan que nos escuchen pero sin que nos traten de locos, no sé si me entendéis, cuando tu vas a un psicólogo muchos piensan seguramente por ignorancia que tienes problemas mentales y no es cierto, aunque tampoco tendría nada de malo porque todos somos seres humanos con nuestras virtudes y con nuestros defectos.

El caso es que gracias a mi amigo yo mismo fui dándome las soluciones y es que lo más gracioso de todo es que nadie más las tenía, digamos que me dejó hablar y con determinadas preguntas me fue guiando hasta que tuve una especie de cortocircuito en la cabeza que me hizo reaccionar.

Es una gran tontería pero a mí siempre me había gustado cantar en cualquier lugar donde estuviera, mi cabeza no podía parar y cada vez que cantaba me sentía bien, pero jamás pensé en que el canto podría ser mi forma de vida o que pudiera ganarme la vida con él, pero a día de hoy puedo decir que canto en una coral con la que recorremos todo el mundo y soy la persona más feliz de mundo, os lo aseguro.

Yo tenía un “don” oculto y pese a que era consciente de que cantaba bien, mi entorno y mi familia se reían de mí y cosas por el estilo, por lo que estaba en cierto modo condicionado por ellos y por eso nunca quise dedicarme al canto.

En el momento en el que dejé de escuchar las voces que interferían en mi y escuché mi voz interior se acabaron los problemas y las indecisiones, por lo tanto vuestra misión en la vida es escuchar vuestra propia voz y lo que os dicta la conciencia, es lo único que os hará ser vosotros mismos.